• Elaboración de la estrategia en la empresa.

  • Alineación de la cadena de valor añadido a la estrategia.

  • Diseño e implementación de indicadores estratégicos.

  • Gestión del cambio.

  • Elaboración de propuestas de valor irresistibles.

  • Priorización del portafolio de iniciativas estratégicas.

  • Acompañamiento en la creación de mercados de océano azúl.

  • Innovación en el modelo de negocio.

Comunícate con nosotros y conoce cómo podemos ayudarte a mejorar los resultados de tu empresa.

Diseño y Ejecución de la Estrategia

​Ayudamos a las empresas a establecer su rumbo y a generar cada vez más y mejor demanda.

Ayudamos a establecer el rumbo de tu empresa. Descubre cómo...

La clave del éxito está dentro de la empresa

La alta dirección se enfrenta a retos constantes. No es fácil dirigir una empresa.
En nuestro trabajo de asesoría a empresas hemos encontrado que la mayoría de las veces sus fracasos se deben a causas internas, no externas. El aumento de la complejidad del entorno y la competencia extranjera contribuyen a amplificar las consecuencias negativas de los errores que se cometen, mas no son el problema de fondo.
Lo expresado en el párrafo anterior, aunque aparentemente tiene connotaciones negativas, es en realidad una buena noticia. Nos está diciendo que, en la mayoría de los casos, el éxito o fracaso depende de la propia empresa, no de factores fuera de su control. Es posible, entonces, sobrevivir y crecer dentro del contexto internacional que se vislumbra para este siglo.
Un hábito esencial para tener éxito en entornos turbulentos es estar enfocado en los pocos elementos que determinan los resultados de la empresa y no desperdiciar energía y recursos en tratar de controlar todo.
Somos seres humanos. Aunque no nos guste ni lo hagamos intencionalmente, es natural que cometamos errores. Quizás la mayor diferencia entre empresas de un país desarrollado y empresas de un país en desarrollo es la menor capacidad que tienen las segundas de reponerse ante las consecuencias negativas de las malas decisiones. De ahí la importancia de aprender de los errores de los demás.

Dr. Héctor D. Debernardo
Dra. Margarita Hurtado Hernández

Servicios

Cómo fomentar la cooperación

La alta dirección se debate entre cooperar o proteger sus ideas. ¿Cómo cooperar sin temor a perder algo en el camino?
Las alianzas estratégicas son una poderosa herramienta para que varias empresas puedan competir contra adversarios de gran tamaño. Por ejemplo, las alianzas proveedor-cliente suelen incrementar la rentabilidad de ambas partes, ya sea porque aumenta la velocidad de respuesta al mercado o bien porque se optimiza la rotación del capital de trabajo.
También pueden ser muy interesantes las alianzas entre competidores. Supongamos que una empresa tiene un cliente que le solicita un producto que ésta no puede fabricar con sus máquinas, pero conoce a un competidor que tiene el equipo necesario. Una alianza entre ambos permitiría satisfacer la necesidad del cliente sin realizar inversiones adicionales, aprovechando de mejor manera la capacidad ya instalada.
Se dice que competir es como repartirse un pastel mientras que cooperar es como aumentarle su tamaño. Quizás nuestra dificultad para colaborar obedezca a que estamos más inclinados a pensar que el pastel no puede crecer y, por lo tanto, es necesario competir en todo momento y ante cualquier situación. ¿Es verdaderamente así?
Lo invito, estimado lector, a realizar el siguiente ejercicio:
1) Defina un objetivo que usted NO puede alcanzar solo.
2) Identifique de quiénes necesita apoyo para alcanzarlo.
3) Piense, ¿Qué ganarían estos participantes si se alcanzara el objetivo planteado?
4) Haga junto con sus nuevos aliados un plan de acción para alcanzar el objetivo.
5) Busque mecanismos para evitar la inacción por desconfianza.
Thomas Alba Edison decía “La genialidad es 1% inspiración y 99% transpiración”. Es mi deseo que este artículo, estimado lector, haya servido para inspirarlo y lo aliento a avanzar en el 99% restante.

Dr. Héctor D. Debernardo